Webcomiqueros

Webcómics en español: coyuntura, vicisitudes y otras palabras cultas

Posted in Uncategorized by listocomics on 23/02/2009

(por Monroe)

Si usted se pregunta “¿qué son los webcómics y por qué debería importarme?”, mi trabajo es responderle. Si no… mi trabajo es que se lo pregunte.

Después de tres años invirtiendo prácticamente todo mi tiempo libre, una buena cantidad de esfuerzo y una no menos respetable cantidad de dinero a los webcómics, dar un paso atrás y observar con una mirada crítica y objetiva a esta joven cultura, de la que soy orgullosa parte, no es sencillo, pero ese es el ejercicio que se me propone hoy, y cuando menos me parece un desafío interesante. De modo que léase este escrito teniendo en mente el contexto de su autor; un joven escritor amateur andaluz que un día consiguió por casualidad un dibujante y decidió que sería divertido hacer tiras cómicas y publicarlas en internet, y desde entonces es guionista de quizá uno de los diez webcómics más populares del planeta de cuantos se hacen en el idioma de Cervantes.

Amén de un tipo modesto.

Siempre hemos definido los webcómics simplemente como “cómics que se publican en internet”. Habitualmente añadimos algún “gratuitamente” o “periódicamente”, primero porque son  verdad, y segundo para darle cierto encanto comercial, pero en este artículo no permitiremos que tales artificios nos distraigan. Cuando uno lo examina sin demasiada atención, los webcómics son sencillamente cómics, como los tradicionales, sólo que en otra plataforma. La red de redes es nuestro medio, y nuestro fin no es tan diferente del de Astérix, Tintín, Spiderman o Clara de Noche; aspiramos, de una forma u otra, a entretener.

Sin embargo, nuestro trabajo tiene determinadas diferencias con la historieta tradicional que es importante definir para conocer realmente lo que hacemos, y quizá la más notable de ellas es la libertad creativa con la que contamos en todos los aspectos. Cualquiera puede hacer un webcómic, y lo puede hacer como quiera, con la doble lectura que lógicamente esto conlleva. Por un lado, en internet existe infinidad de material que inicialmente jamás hubiera visto la luz en ningún medio impreso, y que a día de hoy está considerado como oro puro creativo.

Por otro, en internet existe infinidad de material que inicialmente jamás hubiera visto la luz en ningún medio impreso. Y punto.

La naturaleza de la propia plataforma que utilizamos condiciona también nuestro trabajo. Internet es infinita, instantánea y cruel, y en el mismo instante en que nuestro trabajo diario ve la luz  estamos totalmente expuestos a nuestros lectores, con un nivel de cercanía que los autores de otros medios ni sufren ni disfrutan. Esto también tiene dos lecturas; por un lado, estamos a merced del aburrimiento de cualquiera que quiera dinamitar gratuita o justificadamente nuestro trabajo. Por otro, la realidad es que el 99% del tiempo lo que recibimos es un draconiano y valiosísimo feedback, mediante comentarios, emails o enlaces externos de los lectores dando instantáneamente su opinión y sus críticas al material publicado.

Es muy importante recalcar este punto, pues ahí radica gran parte de la peculiar belleza de este medio; el público potencial es amplísimo, mucho más que el del cómic en papel. Cualquier webcómic importante, el mío sin ir más lejos, tiene más visitas mensuales que tirada tiene casi cualquier cómic en papel en este país. Y buena parte de todo ese inmenso público se encarga de juzgar, de forma rápida, incisiva y específica, cada tira cómica o página que publicas, y este nivel de exposición al público y la facilidad de comunicación con él son rasgos únicos de la red como plataforma de publicación. De este modo, el público se convierte en parte directa del proceso creativo, y el material se ajusta cada vez más al nivel de excelencia que la audiencia desea. Internet, como decía, es infinita, instantánea y cruel. Cualquier webcómic longevo y que conserva o aumenta su éxito es necesariamente buen material, puesto que cualquier individuo del enorme público disponible tiene al autor al alcance de su teclado, y contribuye con su opinión a crear una especie de voluntad colectiva que se hace necesario satisfacer, y que provoca que el webcómic, en último término, mejore o muera.

De este modo, la naturaleza del webcómic crea un contexto único, en el que el público, a su vez segmentado por el contenido, es juez y verdugo de un material que resulta tan sencillo y barato de olvidar como en su momento fue de disfrutar. Sólo un puñado de autores reúne las cualidades necesarias para el éxito de sus webcómics; una temática lo bastante universal, unas capacidades técnicas a la altura de lo que el público espera, una utilización razonable de la libertad creativa que nos proporciona el medio y una flexibilidad artística que le permita evolucionar asumiendo de manera natural, casi inconsciente, el magnífico feedback de los usuarios.

Lo cierto es que, actualmente, esta cultura se encuentra en un interesante punto de inflexión. Contamos con el talento, la capacidad técnica y artística necesarias, un contenido de nivel sencillamente profesional y un público que ya es amplio y que, con el tiempo, podría ser inabarcable. Hemos aparecido en revistas de tirada nacional, en televisiones a todos los niveles, en estudios universitarios, en los mayores eventos especializados en cómics del país y por supuesto una y otra vez en enormes portales virtuales. Somos ya, en suma, parte de la cultura de este y otros países. Pero aún estamos a un pequeño paso de formar parte además de la rutina diaria del internauta medio, de la escena editorial y del futuro del cómic profesional en español.

Y ahí es donde entra el colectivo Control Zeta Cómics.

La jovencísima asociación que hemos formado se compone de alrededor de una docena de autores que llevan varios años demostrando, paso a paso, que el de los webcómics es un movimiento en pleno crecimiento.

Control Zeta nace como esfuerzo colectivo de un grupo selecto de autores de webcómics, con el propósito unánime de sus miembros de dar ese pequeño paso. Sabemos positivamente que nuestro material es viable, y pretendemos demostrarlo durante los próximos meses de trabajo conjunto. Nos sentimos afortunados y agradecidos de contar con el apoyo de Dosdoce en este propósito.

Si desea saber más, consulte nuestra recién estrenada página web, controlzetacomics.com.

Monroe

-fuente: Dosdoce.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: